Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes

CHISTES DE ARGENTINOS

 

¿Cómo se hace para saber que un espía es argentino?

Lleva un letrero en la espalda que dice: soy el mejor espía del mundo.

 

 ¿Qué le tiran a un argentino cuando se está ahogando?

Al resto de la familia

 

¿En qué se diferencia un argentino de un terrorista?

En que el terrorista tiene simpatizantes.

 

¿Por qué muchos argentinos prefieren no casarse?

Porque dicen que jamás encontrarán una mujer que los ame tanto como ellos se aman.

 

¿Por qué en la Argentina nunca van a sufrir con los terremotos?

Porque ni la Tierra se los traga.

 

¿Qué nace de un argentino con una empleada del servicio?

Un portero que se cree dueño del edificio.

 

¿En qué se diferencian los argentinos de las pilas?

En que las pilas tiene un lado positivo.

 

¿Sabes qué es el ego?

Es el pequeño argentino que todos llevamos dentro.

 

¿Conoces el mejor negocio del mundo?

Por supuesto: comprar un argentino en lo que vale y venderlo en lo que dice valer.

 

¿Por qué los argentinos salen a la calle cuando hay relámpagos?

Porque dicen que Dios los esta fotografiando.

 

¿Por qué en Argentina hay tantos casos de sietemesinos?

Porque ni su madre los aguanta nueve meses.

 

 

Cuando los argentinos tienen complejo de inferioridad, se sienten como el resto de los mortales.

 

- Papá, cuando yo sea grande quiero ser como vos.

- ¿ Y para qué hijo?

- ¡¡¡ Pues para tener un hijo como yo !!!

 

 

- ¡Mamá, me violó un argentino!

- ¿Cómo sabes que era argentino?

- Porque me hizo darle las gracias.

 

 

Una argentina le dice a su esposo argentino:

- Querido, quiero hacer el amor afónica.

- ¿Cómo es eso? - Pregunta el esposo.

- Sin vos.

 

 

Un argentino le dice a otro:

- Fijate ché, cómo es de cierto que Dios es muy humilde, según dicen las Escrituras. Mirá que nació en Belén pudiendo haberlo hecho en Buenos Aires.

 

 

Llegan dos argentinos a una fiesta y uno le pregunta al otro:

- Ché, ¿les decimos que somos argentinos?

- No, que se jodan.

 

 

Un argentino olvidó llenar su forma de ingreso al país, por lo que el agente de inmigración tiene que hacerlo. Le hace las preguntas de rigor:

- ¿Nombre?

- Antonio Petraglia.

- ¿Edad?

- 32 años.

- ¿Estado civil?

- Soltero.

- ¿Sexo?

- Enorme, ché, enorme...

 

 

Se para un argentino frente a un edificio con espejos y se dice en voz alta:

- ¡Qué pinta tiene el nene!

Sigue caminando y se encuentra con su novia, una rubia despampanante, y vuelve a balbucear:

- ¡Qué novia tiene el nene!

Sube a su Ferrari rojo y dice otra vez:

- ¡Qué auto tiene el nene!

Llega a su casa y encuentra a su hermana, que es monja de la Orden de las Esposas de Cristo. Entonces, eufórico comenta:

- ¡Qué cuñado tiene el nene!

 

 

Se encuentran dos amigos en el aeropuerto de Buenos Aires:

- ¡Hola ché!, qué hacés por acá.

- ¡Qué tal, pibe! Espero el avión que llega el domingo de Miami.

- ¿El qué...?

- El avión que viene de Miami el domingo.

- ¡Pero si hoy es viernes, boludo!

- Ya lo sé, ché, pero el domingo no puedo venir.

 

 

Un escritor argentino y uno mexicano que se acaban de conocer, se reúnen para conversar. El argentino le cuenta su novela al mexicano. Las horas pasan y el paciente y educado oyente permanece en silencio. El argentino habla y habla, hasta que pregunta:

- Ahora vamos a hablar de vos, ché: ¿Qué te pareció mi novela?

 

 

Están Canigia y Batistuta discutiendo:

Batistuta:

- Yo soy el mejor jugador del fútbol enviado por Dios a la Tierra.

Canigia:

- Pero che, estás errado pibe, yo soy el enviado de Dios para jugar como el mejor sobre la Tierra.

Después de horas de discusión deciden preguntarle a Maradona.

Batistuta:

- ¿Che Maradona, quién crees tú que es el mejor jugador de fútbol enviado por Dios a la Tierra?

Maradona:

- ehh... pibe, yo no te puedo responder eso, che.

Canigia y Batistuta:

- ¿Ché, y por que, ¿ah?

Maradona:

- Pues porque que yo sepa no he enviado a nadie, che.

 

 

En la sala de espera de la maternidad están un negro, un judío y un argentino. Al rato sale el doctor y dice:

- Ya nacieron los tres niños, pero se nos confundieron, así que necesitamos que pasen de uno en uno para reconocerlos.

El judío pide entrar de primero y a los pocos segundos sale con el bebé negro en brazos. Se le acerca el negro y le dice:

- Mire señor, usted es blanco, el señor es blanco, yo soy negro, mi esposa es negra, ese bebé es el mío.

Contesta el judío:

- Este es el mío, hermano, ¿y qué tal si me llevo uno de los blancos y me toca el argentino?

 

 

Estaban en un carro una vieja, una chica que estaba bien buena, un argentino y un brasileño. El carro entró en un túnel muy oscuro. Se escuchó un beso y en seguida el sonido de una cachetada.

La vieja pensó:

- Que carácter el de esta muchacha. Uno de los dos muchachos la besó, y ella le dio una cachetada.

La muchacha pensó:

- Uno de los muchachos intentó besarme, acabó besando a la vieja y le dio una cachetada.

El argentino pensó:

- ¡Qué azar! El brasileño le dio un beso a la chica y quien se llevó la cachetada fui yo.

El brasileño:

- ¡Cómo soy despierto! Di un beso en la espalda de mi mano y le di una cachetada al argentino.

 

 

En visita a Estados Unidos, su Santidad el Papa es invitado por el Presidente de ese país a la Casa Blanca; luego de una larga conversación solicita hablar por teléfono, el Presidente le indica un escritorio en donde hay dos aparatos: uno rojo y otro blanco. El Papa pregunta cuál debe usar.

- El rojo es para hablar con Yeltsin y el blanco con Dios.

Habla su Santidad por el blanco 5 minutos. Al colgar pregunta cuánto debe por la llamada y el Presidente le responde: 5.000 dólares.

Días después viaja a Buenos Aires para entrevistarse con el Presidente de Argentina. Ya en su despacho le pregunta qué teléfono puede usar.

- El rojo es para hablar con el Presidente de Estados Unidos y el blanco con Dios.

Habla su Santidad durante veinte minutos por el teléfono blanco. Al terminar pregunta cuánto debe y recibe como respuesta: 5 dólares.

Se sorprende y dice: hablé mucho más ahora que desde la Casa Blanca, cómo es posible que pague sólo 5 dólares.

- Lo que ocurre es que aquí usted hizo una llamada local.

 

Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes