Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes

Chistes de Mesoneros

 

CÓMO TOMARSE UN CAFÉ GRATIS.

        Mesonero: ¿Qué va a tomar el señor?

        Cliente: Una copa de vino.

        Mesonero: Aquí tiene.

        Cliente: Perdone, ¿me la podría cambiar por un café?

        Mesonero: Faltaría más. Aquí tiene.

        Cliente: (Se lo toma y se va hacia la puerta).

        Mesonero: Oiga, no me ha pagado el café.

        Cliente: Es que se lo cambié por la copa de vino.

        Mesonero: Es que tampoco me ha pagado la copa de vino.

        Cliente: Es que no me la he tomado.

 

 

CLIENTE FASTIDIOSO EN LA TERRAZA DEL BAR.

Mesonero: Buenos días, ¿qué le pongo al señor?

Cliente: Al señor, le pones dos velas en Semana Santa.

Mesonero: Perdón, quiero decir, ¿qué desea?

Cliente: ¿Yo? Ser rico, famoso y vivir como Julio Iglesias.

Mesonero: No, no, perdone, quiero decir ¿qué desea Ud.?

Cliente: Pues yo deseo a aquella rubia de la esquina, un ferrari y mucho, pero mucho dinero.

Mesonero: No, ¿que qué desea Ud. tomar?

Cliente: Unas vacaciones en Acapulco, ¿me entiendes?

Mesonero: ¿Que qué desea Ud. tomar de beber?

Cliente: ¡Ah! Un vaso de agua que estoy seco.

Mesonero: Por un vaso de agua no se puede ocupar una mesa.

Cliente: Pues tráigame 10 o 12.

Mesonero: Aquí no podemos poner agua. ¿Dígame, qué va a tomar?

Cliente: Un café con leche, ¿cuánto me costaría?

Mesonero: 300 Bs.

Cliente: ¿Y el azúcar?

Mesonero: El azúcar, nada, se la regalamos.

Cliente: Pues, tráigame 2 kilos.

Mesonero: No me tome más el pelo y dígame qué va a tomar.

Cliente: Pues, el sol.

Mesonero: Para estar aquí hay que pedir algo.

Cliente: ¿Me das un cigarrito?

Mesonero: Mire señor, se me está acabando la paciencia, ¿dígame lo que va a ser?

Cliente: Yo ingeniero, sólo me quedan dos asignaturas.

Mesonero: Quiero decir, ¿que qué desea?

Cliente: Que me toque la lotería y acabar la carrera.

Mesonero: No tengo toda la mañana para estar aquí, así que, ¿usted me dirá?

Cliente: Pues 1'74, ni muy alto ni muy bajo.

Mesonero: Me parece que Ud. y yo vamos a salir muy mal.

Cliente: No sé como saldremos; pero tú pagarás la foto, porque yo no tengo dinero.

Mesonero: Si no va a utilizar nuestros servicios, por favor, márchese de aquí.

Cliente: Ahora que ha dicho lo de los servicios, dígame dónde están que me ha entrado un dolor de barriga que no me aguanto.

Mesonero: Perdone, los servicios son para los clientes.

Cliente: Pues, tengo muchos retortijones y aquí mismo lo hago. (Lo hace allí)

Mesonero: Usted lo ha querido, ahora voy a darle parte a la policía.

Cliente: Por mí, déselo todo, que si no va a oler muy mal.

 

- Pepe, mi hijo tiene el futuro asegurado.

- ¿Por qué lo dices?

- Porque cuando le llamo no viene.

- Entonces, ¿qué será?

- Será mesonero.

 

 

- Mesonero, ¿por qué mete el dedo en mi sopa?

- Porque me lo he agarrado con la puerta y tengo que meterlo en algo caliente.

- ¿Y por qué no se lo mete en el culo?

- Pues claro, si lo hago entre plato y plato.

 

 

- Mesonero, ¿la merluza es de confianza?

- Sí, lleva ya 7 meses con nosotros.

 

 

Un hombre muy tímido entra en un café, y le dice al mesonero:

- Buenas, ¿me pone un café?

A lo que el mesonero le responde:

- ¿Solo?

Y responde el tímido:

- Bueno, póngame tres o cuatro.

 

 

- ¡Mesonero! Hace más de media hora que estoy esperando que traiga la comida. Si me hace esperar más se me pasará el apetito.

- No se preocupe, señor; aquí tendrá apetito incluso después de haber comido.

 

 

- ¿Dígame?

- Desearía tomar un café solo.

- Aquí tiene. ¡Atención! ¡Todo el mundo fuera!

 

 

- Mesonero, quisiera comer lo que está comiendo aquel señor.

- Voy a intentar quitárselo, pero no creo que se deje.

 

 

- Mesonero, ¿qué tiene ud. de bueno?

- El carácter, señor.

 

- Oiga, que la sopa está fría.

- ¿Cómo lo sabe, si aún no la ha probado?

- Porque la mosca está tiritando de frío.

 

 

- Mesonero, ¡hay una mosca en mi sopa!

- ¡Shhh!... ¡Cállese que a los demás no les he servido carne!

 

 

- ¡Mesonero, hay una cucaracha en mi sopa!

- No se ponga histérico... ¿No ve que está muerta?

 

 

Un señor con dos mujeres despampanantes:

- ¡Qué calor! Vamos a tomar algo fresco. Mesonero, por favor, tres Coca-colas grandes.

- ¿Familiares?

- No, son putas, pero tienen mucha sed.

 

 

- Mesonero, ¿cuánto vale un bistec con papas?

- 3000 Bs.

- ¿Y sin papas?

- Lo mismo, 3000 Bs.

- Pues póngame solamente las papas.

 

 

- Mesonero, ¿cuánto cuesta un café?

- 400 Bs. en la mesa y 300 si se lo toma de pie.

- ¿Y si me apoyo sobre una sola pierna?

 

 

- Mesonero, esta champaña no vale gran cosa.

- Ya me lo dirá cuando le pase la cuenta.

 

 

- Mesonero, ¿desde cuándo los conejos tienen uñas?

- Oiga, yo soy mesonero, no biólogo.

 

 

- Mesonero, ¿dónde están aquellos cuernos que había como decoración en esta pared?

- Ahí nunca hemos tenido cuernos, siempre ha habido un espejo.

 

 

- Mesonero, ¿aquí, qué es lo que más piden?

- El libro de reclamos.

 

 

- Mesonero, toma 1000 Bs. y dile a aquel señor de la barra que deje de decir tonterías si no quiere que le arranque la cabeza de cuajo.

- A la orden.

- Pero díselo como cosa tuya, ¿eh?

 

 

- Mesonero, que me ha tirado toda la sopa encima.

- Tranquilo que en la cocina hay más.

 

 

- Mesonero, hace dos horas que lo he llamado.

- No me diga, cómo pasa el tiempo, ¿verdad?

 

 

- Mesonero, ¿se puede fumar aquí?

- No.

- ¿Y este cenicero para qué es?

- Para los que no preguntan.

 

 

- Mesonero, mesonero, hay una mosca muerta en mi sopa.

- ¿Y que esperaba por este precio? ¿Una viva?

 

 

- Mesonero, mesonero, está usted metiendo su corbata en mi sopa.

- No se preocupe, señor, no encoge.

 

 

- Mesonero, mesonero, ¿se ha dado cuenta de que lleva metido el pulgar en mi sopa?

- No se preocupe, señor, no está caliente, no me quemaré.

 

 

- Mesonero, mesonero, ¿ es esto cordero o pollo?

- ¿No lo puede distinguir por el sabor?

- No.

- ¿Entonces por qué se queja?

 

 

Un tipo pide una sopa, y cuando se la sirven el mesonero le pregunta si está demasiado caliente. Entonces mete un dedo dentro de la sopa, luego se lleva un dedo a la boca y dice:

- ¡Joder que si está caliente! ¡me he quemado la lengua!

 

 

- Mesonero, mesonero, este plato del dia está literalmente podrido.

- Usted no dijo de qué día lo quería, señor.

 

 

Un hombre va a comer a un restaurant barato y se sienta al lado de un viejo que está quedándose dormido encima de un plato de lentejas. Viendo que las lentejas tienen un aspecto estupendo, las pide, pero el caso es que el tiempo empieza a pasar sin que se las lleven. Como este tipo tiene un hambre que no ve, y las lentejas del viejo están todavía calientes, decide comérselas y dejarle al viejo sus lentejas cuando le lleguen.

Total, que empieza a comer, y cuando está acabando el plato ve un condón usado en el fondo. Incapaz de contenerse, empieza a vomitar las lentejas en el mismo plato, y entonces el viejo se despierta, lo mira, y le dice con cara de comprensión:

- A mí me pasó lo mismo, yo también vomité al ver el condón...

Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes