Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes

Chistes de Militares

 

¿En qué se parecen los espermatozoides y los militares?

1) Los dos aparecen cuando las cosas están jodidas de verdad.

2) Los dos tienen una oportunidad entre millones de convertirse en humanos.

 

 

- ¡Soldado!, ¡ize la bandera!

- Pues le ha quedado muy bonita, mi sargento.

 

 

Un "sargento de hierro" les está formando un rollo a los recién llegados a la milicia, y le pregunta a uno:

- ¿Y a usted, qué rango le gustaría alcanzar en el ejército?

- General.

- ¿General? ¿Está usted loco?

- No, ¿hace falta?

 

 

Un capitán del ejército británico recibe a tres nuevos enfermos en un hospital militar.

- Buenos días, soldado. ¿Qué mal le aqueja?

- Hemorroides, señor.

- ¿Y usted sabe cuál es el tratamiento para las hemorroides en el glorioso ejército británico?

- Sí, señor, consiste en usar el cepillo de púas de acero tres veces al día, señor.

- ¿Y cuál es su más ferviente deseo?

- Recuperarme de mis hemorroides para poder continuar luchando por la patria, señor.

Entonces el general se dirige al segundo soldado.

- Soldado, ¿qué mal le aqueja?

- Sífilis, señor.

- ¿Y usted sabe cuál es el tratamiento para la sífilis en el glorioso ejército británico?

- Sí, señor, consiste en usar el cepillo de púas de acero tres veces al día, señor.

- ¿Y cuál es su más ferviente deseo?

- Recuperarme de mi sífilis para poder continuar luchando por la patria, señor.

El general se dirige al tercer soldado:

- Soldado, ¿qué mal le aqueja?

- Laringitis (con voz quejumbrosa y apenas audible)

- ¿Y usted sabe cuál es el tratamiento para la laringitis en el glorioso ejército británico?

- Sí, señor, (con voz hecha polvo), consiste en usar el cepillo de púas de acero (tose) tres veces al día, señor. (Acaba la frase con evidentes signos de dolor en la garganta)

- Bien, dada la obvia dificultad que experimenta al hablar, asumiré que su más profundo deseo es recuperarse de su laringitis para poder continuar luchando por la patria.

- No señor, preferiría (carraspea) ser el primero en usar el cepillo cada día, señor.

 

 

- Mi cabo, no cabo en la garita.

- ¡Imbécil! ¡Se dice "quepo"!...

- Mi quepo, no cabo en la garita...

 

 

En un cuartel a 100 kms. del pueblo árabe habían más de 200 reclutas. Un día, el general va para quedarse con ellos durante un año y cuando llega al cuartel se da con la sorpresa que en la puerta del pabellón donde duermen los reclutas había un camello amarrado. El general le pregunta al teniente:

- ¡¡¡TENIENTE!!! ¿Qué hace ese camello allí?

El teniente le dice:

- Mire, mi general, Ud. sabe que aquí los reclutas tienen metidos mas de 3 años y cuando alguien tiene ganas de tirar, Ud. sabe, necesidades que tenemos los hombres.

El general le contesta:

- Ok, en otra situación no lo permitiría, pero dadas las circunstancias, lo acepto.

Pasan más de 8 meses y al general ya también le daban ganas de tirar, así que dice:

- ¡¡¡¡TENIENTE!!!!, TRÁIGAME AL CAMELLO QUE YA ME DIERON GANAS.

El teniente le trae el camello, el general se baja el pantalón y comienza a tirárselo al camello mientras que el teniente lo observaba detenidamente. Después de 10 minutos el general acaba, se baja del camello y le dice al Teniente:

- ASÍ ES COMO LO HACEN, ¿NO?

El teniente le dice:

- Pues mire mi general, la verdad es que nosotros usamos el camello sólo para ir hasta el pueblo.

 

 

Tres generales, un americano, un ruso y un indio, estan en un barco presumiendo de lo valerosos que son sus hombres. El general americano llama a uno de sus soldados y le dice :

- Tírate al agua, nada alrededor del barco y vuelve.

El soldado americano, sin pensarlo dos veces, se tira de cabeza al agua, nada alrededor del barco y vuelve a subir. Entonces el general americano le dice a los otros dos generales:

- ¿Son esto tener bolas o no?

Pero el general ruso no se deja impresionar, llama a uno de sus soldados y le dice:

- Tírate al agua, da veinte vueltas al barco buceando, y caza un tiburón con tu cuchillo.

El ruso se lanza al agua inmediatamente, y sin asomarse a respirar da las veinte vueltas al barco y luego mata con su cuchillo a un pobre tiburón que pasa por allí; cuando vuelve al barco con el tiburón, el general ruso le dice a los otros dos:

- ¿Son esto tener bolas o no?

Entonces el general indio llama a uno de sus soldados y le dice:

- Te vas a tirar al agua haciendo el salto del ángel, vas a bucear hasta el fondo del mar mientras das mil vueltas alrededor del barco, vas a buscar un barco hundido con un tesoro, y mientras te lo traes aquí, vas a matar veinte tiburones con tus manos desnudas.

El soldado indio le contesta:

- Oiga, ¿y por qué no manda usted a su puta madre?

El general indio se vuelve hacia los otros dos generales y les dice con una cara rebosante de orgullo:

- ¿Son esto tener bolas o no?

 

 

Al hijo de un militar le toca hacer la milicia con los paracaidistas. Cuando vuelve a casa, su padre lo recibe calurosamente:

- Cuéntame, hijo, ¿qué tal tu primer salto?

- Bueno, pues estábamos a 4000 metros de altura, y me dio tanta impresión que no me atrevía... pero allí estaba mi sargento, para ayudarme a superarlo...

- Vaya... ¿qué te dijo?

- Que si no saltaba me daría por el culo.

- Así es, como tiene que ser un sargento, duro pero amistoso, estando donde hace falta, cuando hace falta... y saltaste, ¿no?

- Bueno, al principio un poco.

Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes