Regresar a

Regresar a

Colección de Aforismos

HAY UNA RAZÓN PARA LA ESPERANZA

 


No hay luz,
si no hay sombra.

No se siente calor,
si no se ha experimentado el frío.

No se aprecia la salud,
si no se ha sentido la enfermedad.

No se reconoce la riqueza,
si no hubiera pobreza.

No se disfrutaría la paz,
si no se reconocieran los estragos de la guerra.

No se deleitaría uno con la paz del silencio,
si el bullicio y el ruido no nos hubieran molestado.

El descanso sería tedioso,
si nunca hubiéramos sentido cansancio.

No se distinguiría el orden,
si no hubiera habido desorden.

No llegaríamos a la vida,
si no pasáramos por la muerte.

No debemos desesperarnos
cuando algo negativo o doloroso nos ocurra,
puedes estar seguro que no tarda en llegar
el consuelo, la luz y el bienestar.

 

 

Regresar a

Regresar a

Colección de Aforismos