Regresar a

Regresar a

Colección de Poemas

MAGIA CARNAL

 

Has estado presente muchas veces en mis sueños.

Allí te he amado con locura, y te he sentido vívidamente.

Orgasmos nocturnos de fantasía, sobrepuestos a la triste realidad,

porque cuando despierto descubro con tristeza que no estás a mi lado.

 

La claridad del día me vuelve a traer la amargura

de nuestro amor imposible.

Sin embargo, en mi mente siempre está vigente

el momento en que te penetré con gran desespero

y te hice delirar de placer y emoción,

cuando una piscina de pasión nos sumergió

en el éxtasis creado por mi deseo reprimido.

 

¿Preludio de la realidad? Cuando te veo te deseo cada vez más.

Tu belleza me atormenta y me ahoga.

Estoy enfermo de amor, no lo puedo evitar.

Qué angustia me produce no saber si sientes lo mismo que yo.

Me provoca devorarte a besos y amarte en un coito eterno.

No obstante, contenerme forma parte de mi vida.

 

¿Por qué el destino nos ha planteado esta jugada equivocada?

Porque yo estoy plenamente convencido

que mi único intersticio de felicidad lo representas tú.

Si nos hubiéramos conocido algunos años atrás,

en otra situación, en otra circunstancia,

y no tener que soportar la carga de nuestro frustante presente,

en donde nuestras respectivas parejas son seres

que no forman parte de nuestras almas.

 

Cuántas lágrimas nos hubiéramos ahorrado.

Cuántas risas hemos desperdiciado.

Ya formas parte de mí. Eres la mujer de mis sueños.

Magia carnal.

 

Estamos casados, con nuestras propias familias,

¿somos felices? (jaja),

pero nunca perderé la esperanza que encontremos

alguna oportunidad perdida en el tiempo y en el espacio

donde logremos fusionar nuestros cuerpos

y así completar la ilusión de ser los dos una misma persona.

 

Regresar a

Regresar a

Colección de Poemas