Regresar a

Regresar a

Colección de Poemas

SUSURROS DE CADA DÍA

 

El palpitar de mi corazón sólo pronuncia tu nombre,

la luna y el sol sólo me hablan de ti.

Las olas del mar, la brisa del crepúsculo,

me hacen sentir tu exquisita voz, tus sedosas manos.

 

Sutil y tierna, ingenua y frágil.

No dejo pasar un sólo instante sin darle

gracias al Supremo por haberme otorgado

la circunstancia de percatarme de tu existencia.

Porque mientras más hurgo en ti,

mi alborozo y complacencia se expanden inagotablemente.

 

Sustento de mis sueños, agua de mi emotividad,

fulgurante rayo que encendió mi substancia.

Nunca permitiría que te alejaras de mí,

pues no soportaría respirar sin estar a tu lado.

 

Mi esencia se oscurece cuando le falta

la refulgencia que tú le consagras.

Tu mirada me ilumina, tu sonrisa me nutre.

Tu sola presencia me estimula y motiva

a seguir viviendo,

porque eres el más bello ángel que Dios

nos ha enviado.

 

Cómo me gustaría bajar del firmamento

la estrella más fulgurante

para que sea opacada con tu hermosura.

Cómo me gustaría exclamarle al Universo,

con todas mis energías,

lo que mi alma me susurra cada día:

Simplemente, ¡Te Amo!

 

Regresar a

Regresar a

Colección de Poemas