Regresar a

Regresar a

Colección de Poemas

UNA NOCHE FRÍA

 

Esta noche ha resultado ser especialmente fría

Por la ventana de la oscura habitación

Entran los insoportables estruendos

De truenos en la madrugada.

 

Se percibe tenuemente el motor de un carro

Alejándose hasta el silencio

Para luego darle paso a una sirena de ambulancia

Presurosamente errante.

 

La sábana de la cama está visiblemente alborotada

Descubriendo gran parte del oculto colchón

Manchado de soledad...

 

Unas migas olvidadas de pan distraen mi espalda desnuda

E interrumpen momentáneamente mis macabras pesadillas

Sin que el dominante sueño me deje abrir los ojos

Me doy vuelta suavemente para abrazar

Al voluptuoso y perfumado cuerpo desnudo

De la mujer amada que yace a mi lado

Aprisionando con ternura su espalda contra mi pecho

Y sus nalgas con mi pene recién erecto...

 

Mi mano comienza a corretear por sus inmensos senos

Mientras mi rodilla comienza a abrir sus piernas

Subiendo por ellas hasta sentir el preciado manantial.

 

En medio de la más absoluta excitación

Antes de llegar a pronunciar

Desde lo más profundo de mi corazón

El tan anhelado “Te amo”

Mis ojos se abren desesperadamente

Para disfrutar de su infinita belleza

Mientras ella se volteaba lentamente

Para hacernos el amor salvajemente.

 

En ese preciso instante

Un grito desgarrador comienza a confundirse

Con el ruido de la lluvia

Hubiera preferido mil veces encontrar un vacío en ese espacio

En lugar de observar la falsa risa de una calavera

Abalanzándose sobre mi ser...

 

Sin poder controlar el temblor escalofriante que me agobia

Enciendo con tanteos la lámpara de la habitación

Eran las tres y media de la madrugada

La almohada se encontraba llena de sangre…

 

Regresar a

Regresar a

Colección de Poemas