Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes

Chistes de Sacerdotes

 

Es el día del examen final en el seminario. El padre superior le echa un discurso a los seminaristas que van a graduarse:
- Hijos míos: cansados ya como estamos de tantos escándalos en los que los nuevos sacerdotes se ven envueltos, hemos decidido hacerles un examen especial, para probar su resistencia hacia las tentaciones de la carne. Para
empezar, desnúdense. El padre Humberto va a pasar entre ustedes con unas campanillas. Tome cada uno de ustedes una de ellas, y amárresela al pene.

Una vez preparados los seminaristas, entra al salón una bailarina de striptease, vestida en forma muy sugestiva. Inmediatamente empiezan a sonar las campanillas de la mitad de los seminaristas: "¡Tilín, tilín, tilín!"

El padre superior les ordena salir del salón diciéndoles:

- Hijos míos, lo siento, pero ustedes no están preparados todavía para salir al mundo. Que continúe la prueba.

La bailarina empieza a hacer su show. Cuando se quita el vestido: "¡Tilín, tilín, tilín!"

Se oyen las campanillas de la mitad de los que quedan. Estos son retirados del salón. La bailarina continúa. Cuando se quita el brassiere, "¡Tilin,tilin, tilin!" suenan casi todas las campanillas.

Se retiran los "campaneros" y sólo quedan tres seminaristas todavía en el salón, pero no por mucho tiempo. Cuando la bailarina se quita la tanga, dos campanillas suenan: "¡Tilin, tilin, tilin!"

Queda un seminarista, imperturbable. A una seña del padre superior, la bailarina se le acerca, y lo acaricia. Silencio absoluto. Se le sienta encima. Silencio.

- !Basta! Dice el padre superior. "Hijo mío, tú has sido el único de tu generación en haber superado tan difícil prueba. Estás listo para salir al mundo. Dame un abrazo de despedida..."

"¡Tilin, tilin, tilin!"

 


Estaba un sacerdote manejando hacia su Parroquia, cuando en la carretera se encuentra con una monja conocida. Se para y le dice:

- Madre, suba que la llevo al convento.

La monja sube y se sienta en el asiento del copiloto, hace un cruce de piernas y el hábito se le abre un poquito y se le ve la pierna. El padre se le queda mirando y sigue manejando. Al rato le toca la pierna y la monja le dice:

- Padre, acuérdese del Salmo 129".

El Padre le pide disculpas y sigue manejando. Al rato otra vez le toca la pierna y la monja le dice:

- Padre, acuérdese del Salmo 129.

El Padre se excusa diciendo:

- Perdóneme, Hermana, pero, Ud. sabe, la carne es débil.

Después de un rato la monja se baja y el Padre llega a su Parroquia y se va rápidamente a buscar en la Biblia el Salmo 129. Encuentra el salmo y decía:

"Seguid buscando, que arriba encontraréis la Gloria..."

 

 

El tipo llega a la iglesia y de inmediato va a confesarse:
- Padre, necesito que me ayude, porque he pecado.

- ¿Qué pecado has cometido hijo?
- Ayer, en la playa, le he tocado las tetas a mi novia.

- Y dime hijo, ¿se las tocaste por encima del traje de baño o por debajo?

- Por encima, padre.

 

Un sacerdote se bañaba en el río cuando de repente pasaron algunos jóvenes feligreses por el lugar y al verlo le vocearon:

- ¡¡Ajá, Padre!!, ¿con que masturbándose, eh?

 

 

Un día se acerca una joven al confesionario y dice:

- Padre, confiéseme porque he pecado.

- A ver hija, ¿qué te ha pasado?

- Padre, ayer me he acostado con el cura de la parroquia vecina...

- Muy mal hecho hija, muy mal, porque tú perteneces a esta...

 

Una joven entra en una Iglesia desnuda de la cintura para arriba. El cura la detiene y le dice:

- Un momento señorita, usted no puede entrar así a la Iglesia.

- ¿Cómo que no? Yo tengo el derecho divino.

 

 

Dos curas se dedican a pedir limosna para la parroquia, puerta por puerta. Llegan un día a casa de una "loquita":

- Una limosnita. Somos hermanos de Cristo.

- ¿De verdad? - dice la loquita- ¡Ay! pero que bien se conservan...

Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes