Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes

Chistes de Viejitos

 

Una pareja de ancianos van juntos a hacerse el examen médico anual. Después de ser revisado el señor, el médico le dice:

- Su salud es perfecta. Dígame, ¿tiene alguna preocupación de la que quisiera hablarme?

- Ahora que lo pienso, sí - dice el anciano. Después de tener relaciones con mi mujer la primera vez, usualmente termino con calor y sudo mucho. Después, cuando le hago el amor la segunda vez, tengo frío y casi me congelo.

- Qué extraño, le voy a dar para que se haga algunos análisis, pero es muy extraño.

Luego del hombre le toca el turno a la mujer. El médico, tras analizar su salud, le comenta:

- Todo parece estar muy bien señora, ¿tiene algo en particular que quiera comentarme?

- No, nada - contesta la mujer.

- En confianza le voy a contar, su esposo está preocupado; le pasa algo muy extraño, dice que usualmente le da calor y suda después de tener sexo con usted la primera vez, y que luego tiene frío y casi se congela cuando lo hacen la segunda vez.

- Claro que es así - dice la mujer indignada - eso pasa porque la primera vez ocurre usualmente en verano y la segunda en invierno.

Llega una viejita a la cárcel el día de la visita conyugal y le dice al portero:
- Señor, yo vengo a la visita conyugal.
El portero asombrado le pregunta:
- ¿Pero señora, con quién?
- Con cualquiera, con cualquiera...


Dos viejitos sentados en un parque:

- Pues me ha empezado a doler la pierna derecha.

- Eso es por la edad.

- Qué dices, la izquierda tiene los mismos años y no me duele...

 

Un viejito le dice a su esposa:

- ¿Vamos al cine?

- No viejo, qué pereza ir con tanta frecuencia.

- Sí mijita, pero es que ahora es sonoro y con colores.

 

Una viejita le dice a la otra:

- Mija, estoy tan cansada que se me durmió el fundillo.

- ¡Uy! pero se te durmió tanto que hace unos minutos lo escuché roncar.

 

Un viejito de ochenta años va al médico a preguntarle si puede tener hijos con su esposa de setenta. El médico le da un tarrito y le dice que le traiga al día siguiente una muestra de semen. Cuando vuelve, el viejito le dice:

- Doctor, no he podido traerle la muestra de semen.

- ¿Es que cómo lo ha intentado?

- Primero con la mano derecha, después con la izquierda. Luego lo intentó mi esposa, primero con las dos manos y luego con los dientes, pero no hubo forma... No pudimos abrir el tarrito.

 

El viejito se está bañando cuando de pronto siente que su pene comienza a endurecerse y llama a su viejita:

- Josefina, Josefina, ven pronto.

La viejita va corriendo al baño y cuando ve este espectáculo le dice al viejito:

- ¿Me desnudo, me desnudo?- pregunta con emoción.

- ¡Déjate de eso y ve rápido a buscar la cámara para tomar una foto!

 

Tres viejos están sentados en un banco tomando el sol.

- Si es que hay que ver lo que es la edad... tengo 70 años, y todos los días a las 7 en punto me levanto con unas ganas horribles de mear, pero no hay forma, me paso el día entero queriendo mear pero no puedo.

- Pues eso no es nada. A mis ochenta años, me levanto a las 8 y lo primero que hago es irme a cagar, pero nada, que no hay manera, y así me paso el día entero.

- Lo mío es peor. Con mis noventa años, yo meo todos los días a las 7 y cago a las ocho; luego, a las nueve, me despierto.

 

Una pareja de ancianos discuten y él le dice a ella:

- Cuando te mueras voy a mandar a hacer una lápida que diga "Aquí yace mi mujer, tan fría como siempre".

La viejita le responde:

- ¿Ah, sí? Y yo voy a poner: "Aquí yace mi marido, ¡al fin rígido!".

 

Un viejito le dice a otro:

- Imagínate que me compré un audífono buenísimo.

- ¿Sí? ¿Cuánto te costó?

- Las 5:30

 

El padre dice en la misa:

- Si tienen fe se sanarán, pongan su mano sobre la parte afectada y el milagro ocurrirá.

Una pareja de viejitos está oyendo el sermón y el viejito baja la mano con disimulo y la pone entre sus piernas. La viejita lo ve y le dice:

- Viejo, el cura dijo milagro, no resurrección.

 

Llega un anciano de 98 años al médico y le dice:

- Doctor, vengo a que me baje la potencia sexual.

- ¿Cómo?

- Sí doctor, vengo a que me baje la potencia sexual

- Amigo, la potencia sexual está en la mente.

El anciano responde mirando hacia la cremallera del pantalón.

- ¡Por eso doctor, quiero que la baje de ahí!

 

Le dice un viejito al otro:

- ¿Cuándo tú vas a tener relaciones sexuales te colocas condón?

- ¡No!, eso pesa mucho...

 

Un niño le dice a la abuelita:

- ¿Usted es así de fea o es que va a estornudar?

 

- Tan viejo, tan viejo, pero tan viejo, que no tenía espermatozoides sino tenia espermatosauros.

 

Un par de monjas llaman a la puerta de una casa y les abre una niña:

- ¿Nos podrían dar algo para el asilo? -preguntan las monjitas-

- Sí, claro. ¡Abuelo, sal!

 

El viejito ya había terminado de hacer el amor con una muchacha y le dice:

- Mijita, si hubiera sabido que eras señorita me caso contigo.

Le contesta la muchacha:

- Si yo hubiera sabido que a usted se le paraba, me quito las medias panty.

 

Una viejita visita al doctor:

- Doctor, tengo un problema con los gases, pero realmente esto no me molesta mucho. Mis flatulencias nunca huelen y son siempre silenciosas. De hecho, me he tirado como 20 peos por lo menos desde que estoy aquí en su oficina y usted no se había dado cuenta de mis gases porque no huelen y son silenciosos.

- Entiendo, tome estas píldoras y regrese a verme la semana que viene.

A la semana siguiente, la ancianita regresa y dice:

- Doctor, no sé qué diablos me dio, pero ahora mis gases, aunque son silenciosos, huelen terrible, apestan.

- ¡Qué bien! Ahora que hemos curado su sinusitis, vamos a trabajar sobre su sordera.

 

Se desnudan el viejito y la viejita, y dice el esposo todo sorprendido:

- ¡Ay, mi amor. Cómo tienes de canas allá abajo!

- No son canas, son telarañas, ¡viejo inútil!

 

La vieja le dice al viejo:

- Viejo, esta noche quiero dormir en el piso.

- ¿Pero, por qué?

- Porque quiero sentir algo duro.

 

Estaban en una reunión familiar y le dicen a los abuelos:

- Bueno, ¿y cómo va su vida sexual?

A lo cual la viejita contestó:

- Pues estamos en tratamiento.

- ¿Cómo es eso que en tratamiento?

- Pues sí: él trata y yo miento.

 

Regresar a

Regresar a

Colección de Chistes